Translate

viernes

El efecto de la Gracia la Llama de Amor sobre los moribundos.

Es bien sabido que todos algún día moriremos. Nadie sabe ni el día ni la hora de su muerte, por eso Jesús nos advierte estar preparados.
Nuestro Señor Jesucristo nos avisa que debemos estar preparados para tal día. Es nuestro deber rezar para que cuando nos llegue nuestra hora de partir de este mundo, nos encuentre en estado de gracia.
Que mejor forma de prepararnos que ayudar a morir bien a nuestros hermanos necesitados en oración y asistencia espiritual.
Cualquier oración sirve para ayudar a morir bien a tantos hermanos que yacen moribundos en su lecho de muerte, o quizás morirán de muerte repentina, o en un accidente automovilístico en cualquier carretera.
La muerte siempre es muerte, allí donde nos encuentre, sólo hay estar preparado.

Pero, sabe usted que según estadísticas serias dicen que mueren dos personas por segundo en el mundo!
Cada segundo que pasa dos personas dejan este mundo. Mientra una persona inhala y exhala aire para poder respirar y vivir, éso toma unos cuatro segundos, ocho personas ya han muerto en cualquier lugar de la tierra!.

En un minuto de vida mueren 120 personas. En un hora mueren 7,200 personas. Y en todo un día mueren 172,800 personas. Tantas personas mueriendo por día, es de seguro que muchas de ellas necesitarán de nuestros ruegos, ayunos y sacrificios.

Es un hermoso acto de caridad muy apreciable para Dios ayudar a morir bien a todo ser humano. Y si con nuestros oraciones, ayunos y sacrificios salvamos almas, cuán más dichosos seremos, cuando nos llegue la hora.

La Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María así lo expresó a Isabel de Kindelmann, la vidente de la Llama de Amor. Que la Llama de Amor descienda sobre los moribundos especialmente sobre aquellos que necesitan más de la Misericordia de Dios.
Recordemos que satanás tiene en sus garras a miles de almas y no está dispuesto a soltarlas tan fácilmente.
Dios ha querido que el Corazón Inmaculado de María luche contra las fuerzas del mal, arrancándoles miles de almas.

Aparición.

Del 7 al 8 de septiembre de 1962.

Isabel de Kindelmann: Mientras yo estaba velando en oración antes del amanecer, la Virgen Santísima conversó conmigo acerca del efecto de gracia de su Llama de Amor sobre los moribundos.

-S.V.- "Cuando de hoy en adelante estén ustedes velando, tú y la persona que te fue dada como acompañante, quienes ya conocen mi Llama de Amor, les concedo la gracia que mientras dure su oración nocturna, la gracia de mi Llama de Amor actuará en los moribundos del mundo entero. Cegaré a Satanás y la Llama suave y llena de gracia les salvará de la eterna condenación".

Al oír decir esto a la Santísima Virgen, lo recibí con mucha alegría. Pero más tarde una duda terrible me asaltó por su causa.

¿Habré entendido bien lo que la Santísima Virgen me dijo en la madrugada?

Es una gracia inmensa, ¿cómo podría recibirla yo?

La gracia concedida a nosotras dos pesa con grave duda sobre mi alma:

¿No brota esto de mi soberbia o será una tentación más de maligno?

Otras veces me parece que la Santísima Virgen ni lo haya dicho siquiera. En una palabra, ni yo misma me comprendo. O estoy dudando, quizá, porque mi soberbia me impide creerlo: "que no hay que creerlo todo".

El diablo me ha confundido tanto: con mis labios rezo el rosario, pero no como acostumbro hacerlo, sino repitiendo una sola jaculatoria: !creo en ti, Virgen Santísima milagrosa!

Pero, me doy cuenta, que sólo lo digo con los labios para afuera, mientras mi corazón y mi mente rehúsan aceptarlo

Quisiera llorar por no poder creer ahora. El maligno insiste en que yo haga mía la interpretación que él da a los acontecimientos pasados y presentes. Con todas mis fuerzas resisto a sus perturbaciones.
Virgen Santísima, disipa mis dudas, lo que me inquieta mucho es que mi velada nocturna sea tan meritoria.

¿Es posible y está permitido creer esto?. En la oscuridad de mi alma, la Santísima Virgen ahora no me ha dado respuesta. Entonces supliqué al Señor Jesús. A lo que él me respondió:

JesuCristo.-¡SÓLO POR MEDIO DE MI MADRE!

A éstas palabras me confundí todavía más. En vano me encadené a sus sagrados pies, ahora, ¿hasta ésta seguridad ha terminado para mi? En mis esfuerzos impotentes seguía suplicando:

Señor mío, ¿ahora me abandonas? Y otra vez oí la misma voz de Jesús:

J.C.- "No sólo con tu boca debes aceptar el poder milagroso de la Llama de Amor de mi Madre, sino con toda tu mente también".

Yo misma me doy cuenta de que a pesar de todos mis esfuerzos, mi mente resiste a aceptar lo que dicen las palabras. Satanás ha enmarañado tanto la claridad de mi visión que no encuentro salida...

Durante horas no podía hacer más que repetir: "¡CREO EN TI, SANTĺSIMA VIRGEN MILAGROSA!.
OH, TÚ VIRGEN SANTĺSIMA DE GRAN PODER".

Entonces, ambas, la hermana que fue dada de acompañante para la oración nocturna y yo, nos sumergimos en la admiración de la Llama de Amor de la Santísima Virgen María y nos propusimos que nosotras dos vamos a esforzarnos más en la oración nocturna para "QUE EL MAYOR NÚMERO DE ALMAS SE SALVEN DE LA ETERNA CONDENACIÓN".

El Señor Jesús me habló así:

J.C.- En la noche solitaria también, mientras estas velando te enseño para que aprendas la manera y cuentes a otros, como hay que recoger almas. La voluntad del alma ya es amor. Y el amor es capaz para todo. Solamente debes "querer (salvar almas)", poniendo en tensión todas tus fuerzas. Que nuestro pensamiento sea siempre uno:

"SALVAR ALMAS DE LA CONDENACIÓN ETERNA".

Únicamente así puedes mitigar mi cruel dolor. Que no sea esto aburrido para tí.
Te repito una y otra vez: "Sufre Conmigo".
Y durante este tiempo compartía conmigo el precioso dolor de su alma como prenda preciosa de su gracia.

En otra ocasión Jesús me habló así:

J.C.- "Sabes, ¡cómo me duele el alma al ver tantas almas condenadas!

¡Qué nuestras manos recojan unidas!" Señor mío, ¡tan poco es lo que yo puedo recoger!
"¡Complétalo con tus deseos, con tus anhelos, con el querer, hijita mía, y ponte en Mí con plena confianza!"

LA LLAMA DE AMOR DEL CORAZÓN DE MARÍA Y LOS MORIBUNDOS

-S.V.-"Si se enciende la Llama de Amor de mi Corazón en la tierra, su efecto de gracia se derramará también sobre los moribundos.
Satanás quedará ciego y con la ayuda de la oración de todos ustedes, durante su velada nocturna, y así terminará la terrible lucha de los moribundos en su lucha final con Satanás y bajo la suave luz de mi Llama de Amor hasta el pecador más empedernido se convertirá" (12 de septiembre de 1963)

-S.V.-"Es mi petición que la santa velada nocturna, por la cual quiero salvar a las almas de los moribundos, la organicen de tal manera en cada parroquia o casa, que por ningún minuto se quede sin que alguien haga oración en la velada nocturna.

La velada nocturna se puede hacer en companía, que es lo mejor porque así lo pidió María, o en solitario, en tu habitación, si puedes, trata de despertarte a medianoche o de madrugada, y reza por los moribundos de todo el mundo, pide por su salvación eterna, medita la pasión del Señor en la cruz, reza el Rosario, el Rosario de la Llama de Amor, o reza lo que te viene en mente. Lo importante es rezar y ofrecerlo por nuestros hermanos necesitados.

Corolario:

Debemos unirnos a Jesús y María para salvar la mayor cantidad de almas posible. Repitamos constantemente la oración de la Llama de Amor:

SANTA MARÍA,
MADRE DE DIOS Y MADRE MUESTRA,
RUEGA POR NOSOTROS PECADORES,
Y DERRAMA EL EFECTO DE LA GRACIA DE TU LLAMA DE AMOR,
SOBRE TODA LA HUMANIDAD,
AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE,
AMÉN.

Esta oración, La Llama de Amor de María, cegará a satanás y perderá su influencia sobre las almas mientras dure nuestros ruegos por la salvación de las almas. Cuanto más se pida, más ciego quedará satanás.

Por eso debemos rogar con insistencia por la salvación de toda la humanidad. Acompañemos esta oración la jaculatoria del Sagrado Corazón de Jesús, en todo momento, en todo lugar, a toda hora, que no cese jamás;

¡JESÚS, MARÍA, OS AMO SALVAD LAS ALMAS!

Repitiéndolo constantemente durante todo el día, aún cuando se está ocupado mentalmente, se sentirá el efecto de la Llama de Amor sobre nosotros mismos, y una paz indescriptible inundará todo nuestro ser.

También úsala para enfrentar cualquier dificultad, por más difícil que sea, el efecto es inmediato, y verás cuan bueno es. No dejes nunca de rezar, sálvate tú y salva a otros, con la oración sí se puede.

Pide a Dios por la salvación del mundo entero y tenlo por muy seguro que algún día estarás delante de todos los que salvaste por medio de tus ruegos, y así entrarás triunfante al Reino de los Cielos, donde millones y millones te recibirán con una infinita alegría y júbilo eterno, ése será tu premio y nadie podrá quitártelo.

2 comentarios:

  1. estoy rezando todos los dias para ayudar a salvar almas atraves de la llama de amor de maria, y cada dia tengo mas ganas de rezar me hace muy bien lo aconsejo a todos.
    Dios salve al mundo por maria.

    ResponderEliminar
  2. Bendito Dios por esta oracion todos los Dias sin entender por q me despertaba a las 3 de la madrugada pero ahora entiendo para q me despietan en la madrugada y ya se q oracion rezar

    ResponderEliminar